El cortejo de los reyes magos (Benozzo Gozzoli)

Autor: Benozzo Gozzoli
Fecha: 1459-61
Museo: Palacio Médici-Riccardi
Características:
Material: Fresco
Estilo: Renacimiento Italiano 

En la Capilla de Los Magos, en el Palacio Medici Riccardi, se encuentra el “Cortejo de los Reyes Magos”, la obra más conocida de Benozzo Gozzoli, donde el episodio bíblico sirve al artista para representar a numerosos miembros de la familia propietaria del palacio.

Todos los años se celebraba en la ciudad-estado de Florencia el cortejo de los Reyes Magos, un desfile festivo en el que particiba todo el pueblo. Servía para distraer a los ciudadanos de sus problemas, pues en su preparación invertían varias semanas, incluso meses. El desfile estaba organizado por los gremios que se encomendaban a los Reyes Magos y por cofradías como la “Compañía de los Reyes Magos”. Sus más selectos miembros se disfrazaban de los Reyes y su séquito, participando el 6 de Enero en el más bello de los desfiles de la época.

Según Maquiavelo los Medicis fueron dueños del poder de Florencia tanto tiempo porque entre otras tácticas ofrecían al pueblo algo que apartase sus pensamientos del estado. Las fiestas y desfiles lo consiguieron en gran medida.

En la obra pueden reconocerse a varios miembros de la familia. El joven Rey lleva el rostro y aspecto de Lorenzo de Medici. A la izquierda podemos ver a su padre, un hombre mayor con un traje oscuro bastante discreto, Cósimo de Medici, rodeado de algunos de sus hijos. Incluso aparece el propio pintor, que es el único personaje identificable con plena seguridad, pues en su gorro aparece la siguiente frase: Obra de Benozzo.

Sobre Benozzo Gozzoli,

Fue un pintor italiano de finales del siglo XV, discípulo de Fra Angélico y uno de los últimos exponentes de la transición del gótico al pleno renacimiento.

En su obra se aprecia el interés por el detalle (había empezado siendo orfebre, como Botticelli), el colorido brillante, que toma de su maestro Fra Angélico y por los paisajes en sus fondos, que a veces sustituye por escenas arquitectónicas.

Sus obras principales fueron mayormente frescos. Destacan los dedicados a S. Francisco de Asís y algunos pasajes del Antiguo Testamento como La vida de Noé o Salomón y la reina de Saba. Otras obras suyas se encuentran en la capilla de la catedral de Orvieto o en la capilla nicolina del Vaticano.

Su obra más destacada es la que pintó en la capilla del palacio Médici-Ricardi, el gran palacio dedicado a esta familia florentina, que construyó el arquitecto Michelozzo, dando paso a un tipo de palacio que marcó un estilo propio. Tal obra es El cortejo de los Reyes Magos, en la que los Reyes Magos tienen el rostro del patriarca de Constantinopla y el emperador bizantino Juan Paleólogo (esta asimilación la hizo el pintor cuando llegaron ambos personajes al concilio que se iba a celebrar en Ferrara pero que se trasladó a Florencia por la epidemia de peste de aquella ciudad). En el mismo cortejo que acude a visitar al niño Jesús, también incluye a la familia Médici y hasta un propio autorretrato.

Esta obra está inspirada en otra anterior de Gentile da Fabriano.

web.quattrocento@gmail.com

Anuncios

~ por quattrocento en junio 4, 2008.

 
A %d blogueros les gusta esto: